Aumenta la utilización del polígrafo en el país

Entre el 70 y el 80 por ciento de las empresas guatemaltecas requieren los servicios de poligrafistas, mientras que la Policía Nacional Civil (PNC) tiene en proyecto que todo su personal pase por la prueba del polígrafo, por lo que cada vez se incrementa la demanda de expertos en esa materia.

Después de Panamá, Guatemala es el país de Centroamérica con más requerimientos de certificación de poligrafistas, ya que cada vez más compañías utilizan estas pruebas para sus colaboradores.

Ante esa necesidad, la International Polygraph Training Center (IPTC) inauguró ayer la sexta escuela de poligrafistas en Latinoamérica, la cual estará operando en nuestro país.

Rodolfo Bravo, ex presidente de la Asociación Latinoamericana de Poligrafistas, explicó que, anteriormente, en Guatemala los bancos eran los que más requerían expertos para hacer pruebas a sus colaboradores, pero ahora también lo hacen firmas de comercio e industria.

Pruebas en la Policía

Según Bravo, la PNC tiene en proyecto pasar la prueba a todo su personal, lo cual fue confirmado por Nery Morales, vocero del Ministerio de Gobernación.

El portavoz refirió que la primera fase fue evaluar con el polígrafo a los miembros de la cúpula actual, lo cual reportó buenos resultados, y crear una nueva escuela en el país.

Morales agregó que si existen más especialistas en poligrafía será mejor para la sociedad, ya que también más empresas requerirán de este servicio.

Bravo expuso que entre el 70 y el 80 por ciento de las compañías solicitan este tipo de servicio.

Escuelas sobre esta materia funcionan en Costa Rica, Panamá, México, EE. UU. y República Dominicana, donde extienden certificaciones para poligrafistas e investigación criminalística.

Polígrafo un elemento probatorio

La prueba de psicología forense o poligrafía podrá ser utilizada para comprobar la veracidad de un testimonio o para solucionar contradicciones entre testimonios sobre un mismo hecho.
Así lo propone un proyecto de ley que en ese sentido hace curso en la Comisión Primera de la Cámara, el cual busca regular el uso de la poligrafía como medio de prueba en los procesos penales modificando los artículos 275, 282, 383, 403 y 424 del Código de Procedimiento Penal.
Esta iniciativa busca la implementación de este medio de prueba en materia penal, estableciendo que tanto el procesado como los testigos puedan ser sometidos a la prueba del polígrafo.

Señala que cuando exista contradicción entre los testigos sobre el mismo hecho, esta prueba podrá ser requerida por el juez, o solicitada por alguna de las partes para obtener elementos adicionales sobre la falsedad o veracidad de los testimonios.

FUENTE: (Diario Occidente (Colombia))

En Texas, polígrafo a policías mexicanos

Las pruebas anticorrupción de policías mexicanos ya no se llevarán a cabo en México. Ahora se harán en Texas.

 Con dos oficinas establecidas en El Paso, para evitar atentados y asesinatos, el gobierno de Estados Unidos lanzará un programa anticorrupción en Ciudad Juárez para limitar la penetración de los cárteles de la droga en las estructuras de las policías federal y municipal.
Documentos de la embajada de Estados Unidos revelan que, dentro de la Iniciativa Mérida, Washington y el gobierno mexicano acordaron abrir oficinas de control de confianza en territorio texano, donde se aplicarán exámenes de confianza a integrantes de las fuerzas de seguridad mexicanas.
“Se establecerá una oficina en El Paso para especialistas mexicanos en pruebas de polígrafo, incluidas máquinas con asistencia de supervisores de calidad estadunidenses”, advierte el texto, obtenido por MILENIO.

La segunda oficina se dedicará a “investigaciones de antecedentes” y en ella trabajará un equipo de investigadores mexicanos, a quienes se les permitirá tener acceso a consejeros estadunidenses en torno a cómo realizar sus labores. Se les ayudará a crear un semáforo de corruptibles: una medición que determinará qué tan susceptible es un funcionario a caer en las nóminas del crimen organizado. Y una metodología para lidiar con ellos.

 “Se establecerá una oficina en El Paso donde 10 a 15 investigadores de antecedentes mexicanos podrán trabajar y almacenar sus archivos. Entrenamiento y consejos estarán disponibles de expertos estadunidenses. Se desarrollarán programas para categorizar actuales empleados (mexicanos) en alto, mediano o bajo riesgo de corromperse y establecer un plan para enfrentar rápidamente a los sujetos de alto riesgo”.
En territorio mexicano, Washington plantea asistir al gobierno mexicano en la creación, entrenamiento y asesoría de unidades de asuntos internos de fuerzas policiacas y judiciales.
“Se asistirá a todas las fuerzas mexicanas estatales, locales y federales y a organizaciones judiciales de Ciudad Juárez en el desarrollo de un sistema de control interno que sirva de guarda contra la corrupción, asegure la integridad de las fuerzas (de seguridad) y eleve el nivel de confianza entre organizaciones judiciales y de seguridad, mientras se mejora la imagen de las fuerzas policíacas entre la ciudadanía”, se explica en el documento.
En su edición de ayer, este diario dio a conocer parte del plan de trabajo del gobierno de Estados Unidos para Ciudad Juárez, el cual incluye el uso de fondos del Pentágono para asistir a la Policía Federal y la llegada de un asesor de inteligencia para entrenar a la Secretaría de Seguridad Pública en tareas tácticas.
Como parte de ese proyecto, Washington decidió también iniciar una gran reforma de los penales de México. Y planea comenzar en el lugar más difícil de todos: Ciudad Juárez.
Convertidos en focos de corrupción, terreno fértil de violencia y reiterados motines entre pandillas ligadas a los cárteles de la droga —como Los Mexicles, Artistas Asesinos, Sureños y Barrio Azteca— los penales de Ciudad Juárez ahora son blanco de un amplio proyecto piloto de reforma penitenciaria, incluido en la Iniciativa Mérida.
El informe da cuenta de que la embajada asistirá a la Secretaría de Seguridad Pública Federal en la elaboración de un “modelo de clasificación” para separar a reos peligrosos de los de bajo riesgo y, sobre todo, no permitir que pandillas distintas como Los Aztecas y Los Mexicles se mezclen, con miras a evitar más riñas al interior de los penales.
Ambas pandillas, de acuerdo con el FBI, han reclutado a más de 10 mil jóvenes en El Paso y Juárez para realizar labores de venta de droga y sicariato, y debido a su abierta hostilidad en Texas se determinó separarlos de cárceles, ante el constante riesgo de riñas e intentos de homicidio.
La idea de Washington es dotar a los custodios de Juárez de entrenamiento especializado. “Se revisará y entrenará a especialistas de clasificación y se desarrollarán manuales y procedimientos a los niveles estatal y municipal. Se ayudará a la SSP a entrenar a los oficiales correccionales de Juárez en la Academia Nacional de Administración Penitenciaria en Xalapa”, adelantó la representación diplomática.
En lo que toca a entrenamiento de fuerzas mexicanas en Juárez, la embajada contempla otro proyecto piloto, que se basará en expandir “un nuevo modelo de desarrollo policial”. Éste incluirá la creación de un plan de estudios para cadetes.
El nuevo currículum de policía nacional consistirá de dos elementos: policía básico, con énfasis en patrullaje comunitario y ética, que debe ser graduado de secundaria, y policía básico especialista, que debe ser graduado universitario y haber completado el nuevo proceso de control de confianza.
Además, se buscará crear “unidades de grandes crímenes” dedicadas a investigar a objetivos de alto perfil.
FUENTE:(milenio.com)

NBI: Two positive in lie detector test

Two provincial Capitol employees tested positive in polygraph tests conducted by the National Bureau of Investigation as part of its probe into the theft of dental supplies at the Provincial Administration Center in Bacolod City, NBI Bacolod chief Mamerto Cortez said yesterday.

  The polygraph test is popularly known as a lie detector test.
The tests were conducted on nine employees, and two males – one a contractual and another a utility worker – tested positive, which shows signs of deception, Cortez said.
A polygraph test is not conclusive but it is an investigative tool in determining who is the culprit, he said.
“After the polygraph test results, we will re-interview those who tested positive,” he added.
Charges will be filed for malversation of public property against those found to have participated in the theft, Cortez said.
Even if the others tested negative, if some circumstances indicate criminal liability, we will still file charges against them, he added.
Cortez said these personnel were at the PAC at the time the dental equipment disappeared.
Closed-Circuit Television footage showed that a box filled with P147,696 in dental medicines mysteriously moved on its own from a hallway into a women’s comfort room at the PAC on Oct. 2
The empty box was discovered in the CR on Oct. 4 with its contents apparently stolen.*CPG
FUENTE: (Daily Star)

Personas que manejen bienes incautados deberán someterse al polígrafo

Se pretende evitar infiltración de testaferros de narcos, que se estaban reapropiando de bienes.

A partir de ahora, cualquier persona que quiera postularse ante la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) para administrar bienes incautados al narcotráfico y a otros grupos armados ilegales tendrá que pasar la prueba del polígrafo, para garantizar que no tenga vínculos con esas organizaciones o esté representando intereses de terceros en la sombra.

Esta es una de las medidas con las que el nuevo director de Estupefacientes, Juan Carlos Restrepo, pretende sanear la gestión y la imagen de la entidad.

Su antecesor en el cargo, Ómar Figueroa, se cayó precisamente tras varios escándalos por la adjudicación de bienes a señalados testaferros de personas buscadas por las autoridades.

También los actuales adjudicatarios y arrendatarios -cerca de 1.000 personas- y unos 500 funcionarios y empleados temporales de la DNE tendrán que superar la sesión con la ‘máquina de la verdad’, que ya utilizan entidades como el DAS y varias unidades de la Policía.
“Del director para abajo, todos pasarán por el polígrafo”, le dijo a EL TIEMPO Restrepo, quien completa una semana al frente de la Dirección de Estupefacientes.
Además de las verificaciones de antecedentes penales que ya se hacen con la Policía e Interpol, con los arrendatarios y administradores de los bienes incautados se hará una declaración juramentada para garantizar la buena fe.
“Podría sonar ingenuo, pero se trata de un documento en el que se reconocerá explícitamente que si la declaración es falsa, se está cometiendo conscientemente una violación penal”, explicó el funcionario.
Lupa a los predios en extinción
El año pasado, la DNE llevó a la Fiscalía 174 denuncias tras detectar que una mafia se estaba apoderando otra vez de bienes incautados, como fincas, apartamentos, casas, hoteles, empresas y vehículos. Las autoridades señalaron que habían identificado al menos a tres organizaciones que estarían detrás de las solicitudes para administrar las propiedades.
En febrero pasado, el entonces presidente Álvaro Uribe les pidió a la Policía y la Fiscalía revisar el listado de bienes en proceso de extinción de dominio, especialmente en el bajo Cauca antioqueño y Córdoba, para detectar predios permeados por el narcotráfico.
FUENTE: (El Tiempo)